Nosotros Mañana

Nosotros Mañana

El cambio es una palabra que últimamente se ha comoditizado hasta el punto de naturalizarse. Siempre nos queda la pregunta de si ésta es una “época de cambios” o, quizás, estemos directamente ante un “cambio de época”. Estos procesos de cambio sólo pueden ser observados cuando lo hacemos de manera retrospectiva. En el “ex durante” los cambios son imperceptibles, pero ocurren y son transformadores.

Por supuesto que este cambio también afecta a la profesión de Recursos Humanos. El trabajo y el empleo cambian. El futuro del trabajo está puesto en la vidriera y nos interpela acerca de cómo será trabajar dentro de unos años. Asistimos, por lo tanto, a un momento de la historia en que las reflexiones sobre el trabajo plantean un hito, un punto de inflexión en el marco de una crisis que supone tanto una amenaza como una oportunidad.

La discusión sobre cómo será el trabajo dentro de unos años ha venido para quedarse. Y los debates han llegado de la mano de la enorme cantidad de controversias acarreadas por las profundas transformaciones que está experimentando la sociedad en las últimas décadas. ¿Por qué habríamos de pensar que la revolución digital no iba a impactar de manera directa sobre la naturaleza del trabajo?

Posiblemente, todas las grandes tendencias que se han verificado en la sociedad de las últimas décadas tienen su correlato en el mundo del trabajo. El impacto de la tecnología, la inteligencia emocional, la espiritualidad, la cuestión generacional, el capital humano y muchas más. Añadamos a esta lista a la crisis de autoridad, el problema del compromiso, la crisis de las representaciones y otros emergentes desde el mismo seno de la sociedad.

No obstante, no hay que quedarse con el continente sino abordar el contenido. La cuestión a plantearse aquí es cómo será en los próximos años la función de Recursos Humanos o como se la denomine en el futuro.

Por Hugo Ojeda

MUY PRONTO MÁS INFORMACIÓN

 

Sobre el autor

ADRHA Contenidos administrator

¡Los comentarios están cerrados!